sábado, 8 de diciembre de 2012

La Ex Estación Rosario Central (Ex Ferrocarril Central Argentino)

La Estación Rosario Central fue inaugurada en el año 1870, constituyéndose en la primera estación ferroviaria de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. Perteneció al Ferrocarril Central Argentino; desde ella partían y arribaban los trenes -de esta empresa ferroviaria de capitales británicos- que unían la ciudad de Rosario con la ciudad de Córdoba, situada a 396 kilómetros hacia el noroeste. 

El Ferrocarril Central Argentino fue el primero en conectar dos provincias argentinas. 
Hacia el año 1908, se produjo la unión del Ferrocarril Central Argentino con el Ferrocarril Buenos Aires a Rosario. En ese momento la Estación Rosario Central pasó a ser cabecera de los servicios ferroviarios de pasajeros de corta y media distancia.

A fines de la década del '30 del siglo pasado, la Estación Rosario Central contaba con 70 servicios de trenes diarios.

Transcurrido el tiempo, y en medio de la premeditada decadencia del ferrocarril en Argentina, la mayor parte de los servicios ferroviarios de pasajeros de corta y media distancia fueron cancelados en el año 1977.
En ese año, la Estación Rosario Central fue clausurada y condenada al abandono.

Años atrás -hacia 2006- el edificio y parte del cuadro de la Estación Rosario Central fue reciclado y puesto en valor arquitectónico, transformándose así en un centro educativo y de entretenimiento para niños.

Las siguientes fotografías nos muestran a la Ex Estación Rosario Central en su estado actual.
















Fotos: Colección Ana María Colonna.

Nuestro amigo, Rubén Pestrin, nos envió unas fotografías de la Ex Estación Rosario Central que él mismo pudo obtener con su cámara fotográfica en diciembre de 2007. Las incorporamos en esta entrada.





Fotos: Colección  Rubén Pestrin
FUENTE: 
Textos: Blog en Internet: http://amigosdelriel.blogspot.com.ar/

4 comentarios:

Alex B de Muñiz dijo...

Exelente la historia que acompañan las fotos del Central Argentino, todos lugares que visitamos, pensar que tanta gente pasa por esas estaciones sin saber la mochila de vivencias de otras generaciones que por allí pasaron, que tenían un tránsito de hasta 70 trenes diarios de pasajeros, una Locomotora Capriotti que hasta el dái de hoy nunca fue superada en su tiempo de unir las dos ciudades más grandes de un país, empleados y jefes orgullosos de pertenecer a estas empresas ferroviarias, ejemplo de puntualidad y seriedad en la prestación de los servicios, en un país que se encontraba en los primeros puestos por su potencialidad económica. Compañías ferroviarias de capitales ingleses, franceses, belgas, argentinos, nacionales, provinciales, surcaban el territorio virgen de la pampa y poblando la misma llevando el progreso hasta el último rincón de nuestras provincias. Muy pocos países tenían los trenes metropolitanos eléctricos en su tiempo como los puestos en funcionamiento en el Central Argentino en la década del 20, los modernos coches Pullnann para los servicios expresos a Córdoba y Tucumán, una flota de carga para transportar la producción agropecuaria a los puertos de Rosario y Buenos Aires. Qué vamos a comentar de experiencias que muchos de nosotros vivimos, el estado lamentable de las vías a la vuelta de Rosario, la ocupación ilegal de tierras del ferrocarril que demora su ingreso a Rosario, las piedras que arrojan a los convoyes... y me acuerdo una y otra vez, que diría el maquinista de la Capriotti, iba a imaginarse tanta degradación en el siglo XXI. Pobre país en manos de una banda de delincuentes que no les interesa en lo más mínimo el FFCC, ni nada que no haga a sus mezquinos intereses políticos y económicos.

Un comentario para el Ferroclub que tanto hace por el tema que nos ocupa.

Raul Rentero dijo...

Los trenes tienen una magia especial, las vías muertas, las estaciones abandonadas
Te dejo esta fotografía de mi blog sobre la estación de Alcorisa, Teruel, España, donde nunca llegó el tren
http://www.maestrazgomagico.com/2011/09/trenes-que-no-llegan.html

Saludos!
Raúl

Anónimo dijo...


Con qué facilidad nos convencimos de que los trenes no circularán ya más por nuestro país, y que entonces màs vale tener un centro cultural o un museo que una estación abandonada.
Espero que de aquí a otros 100 años -los ferrocarriles no duraron ni 100- no nos ocurra lo mismo con las escuelas!

Anónimo dijo...

Me da mucha pena que ya no existan las estaciones de ferrocarril en nuestro paìs, quiere decir que ya no tendremos trenes para movernos de una ciudad a otra, ni para el transporte de mercaderìas.
Qué atraso significa!
Buenos están los centros culturales y los museos que las ocupan hoy, pero convengamos que fueron creadas para otra cosa. Gracias